Akronoticias.com

Nuevo Casas Grandes, Chihuahua.- Madre de familia señala a la maestra Cinthya Rubio del 2¨D¨ de maltratar y hacer bullying a su hijo de 7 años, se inicia paro laboral en la escuela Miguel de Cervantes Saavedra por parte de padres de familia y el 90% de los docentes y se reestablecerán labores hasta que no se cambie de institución a la docente, otra madre de familia ya le había interpuesto una queja en contra de la maestra ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, además señalan que la maestra toma ciertos medicamentos para poder tolerar a los alumnos.

Aurora Chávez Estopellán, madre de un menor de edad de 7 años que cursa en 2 años de esa institución educativa, señaló a la docente de hacer bullying a su hijo y debido a que el inspector de zona sólo le dio la opción al menor de salón, se optó por el paro laboral y que sean autoridades de Chihuahua las que atiendan la demanda.

Fue la abuela del menor quien declaró que la maestra le dice al niño que se bañe, que no lleve el uniforme roto, que le diga a su mamá que le compre otro, esta intervención de la abuela del menor surgió a raíz de que la madre del alumno soltó el llanto: ¨Ya el niño nada más quiere estarse bañe y bañe¨, comentó.

Mijo está gordito, señaló la mamá, yo lo baño en las noches porque en la temporada de frío no lo baño en la mañana y la maestra me dice que lo bañe en la mañana, también mijo trae el uniforme roto pero no tengo dinero para comprarle otro y ella le dice: ¨dile a tu mamá que te compre otro, traes la ropa rota¨, qué más quisiera yo que el poder comprarle nuevos pero no tengo los recursos, señaló la afectada, quien dijo que la maestra ya le agotó la paciencia, ya que esta situación del bullying al menor está desde que inició el ciclo escolar.

Otra madre de familia señaló que la maestra en cuestión jaloneaba a su hijo y que le decía que su hijo era muy vago y lo mandó al psicólogo y le hice caso, comentó la mamá, después el niño comenzó a bajar de calificaciones y me di cuenta que no lo dejaba entrar al salón porque no lo aguantaba y que en ocasiones lo jaloneaba, ente ello las autoridades de la misma escuela me apoyaron para poner la queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos y tuve que cambiar a mi hijo de salón, señaló.

Las madres de familia describen a la docente como una persona que cambia rápidamente de personalidad e inclusive a una de ellas le dijo en su momento que tenía que tomar ciertos medicamentos para poder aguantar a los niños, pero que no se lo dijera a nadie porque le afectaría en su trabajo.

La postura de los padres de familia que se manifestaron y el 90% de la plantilla laboral es que sean las autoridades de la capital del estado quienes intervengan y cambien de institución a la maestra, a la cual señalan ya han corrido de otras escuelas por el mismo motivo.