Noticias de Chihuahua.- Desde que hace dos semanas un grupo internacional de científicos anunció el descubrimiento de un sistema solar con siete planetas como la Tierra, habíamos visto tan solo recreaciones artísticas e incluso carteles promocionales de imaginarios viajes turísticos a esos nuevos mundos. Ahora la NASA nos muestra imagen real y en movimiento de la estrella de este sistema, Trappist-1, gracias a su telescopio espacial Kepler.

La animación muestra la cantidad de luz detectada por cada píxel en una pequeña sección de la cámara a bordo del telescopio espacial Kepler, según explica la NASA. Como su sol se encuentra a 40 años luz, esos sutiles fogonazos que capta el telescopio espacial salieron de la estrella hacia nosotros más o menos cuando el Real Madrid fichaba a Juanito y Jimmy Carter se mudaba a la Casa Blanca. O como señaló en Twitter el ingeniero de la NASA Bobak Ferdowsi, de los que puso el robot Curiosity en Marte, “es raro pensar dónde estaba uno cuando la luz empezó su viaje (no estaba vivo)”.

La luz de Trappist-1, una estrella tenue y fría, de las denominadas enanas rojas, es el punto más claro en el centro de la imagen. Para Kepler, en cambio, no fueron directamente visibles los siete planetas del tamaño de la Tierra que orbitan en torno a ella. Lo que sí capta Kepler son las pequeñas oscilaciones en el brillo de la estrella cuando sus planetas se cruzan con la visión del telescopio, provocando oscilaciones en su intensidad.

Los planetas en tránsito, cuando se cruzan entre la estrella y el observador —Kepler en este caso—, bloquean una pequeña fracción de la luz estelar que produce minúsculas distorsiones en el brillo de su estrella. Los telescopios captan estas distorsiones para cazar planetas de otros sistemas solares, con el denominado método de tránsitos, el más exitoso en estos momentos para la búsqueda de nuevos mundos. El propio Kepler reveló de golpe en 2011 más de 1.200 candidatos a exoplanetas usando esta técnica. Al tratarse de un sistema solar mucho más compacto que el nuestro, los planetas de Trappist-1 cruzan muy a menudo por delante de su estrella, proporcionando muchas lecturas a los astrónomos. Como explica la NASA, un planeta del tamaño de la Tierra que pasa delante de una pequeña estrella enana ultrafría como Trappist-1 reduce menos de un 1% su brillo.

Desde que en mayo de 2016 se anunció la posible existencia de tres planetas en el sistema Trappist-1 (que finalmente serían siete), el telescopio espacial Kepler empezó a prepararse para revisar ese rincón del firmamento, gracias a la misión K2. Como muestra el tuit del astrónomo Ethan Kruse, gracias a ello se consiguieron esos 79 días de observación de este sistema tan poblado por tierras, entre el 15 de diciembre de 2016 y los primeros días de marzo de este año.

as imágenes más luminosas corresponden al 22 de febrero, con las que se ha realizado el vídeo. La NASA, además, ha puesto los datos en bruto a disposición de científicos y astrónomos aficionados para que puedan trabajar con ellos.