Noticias de Chihuahua.- Ya sabemos que los cigarros electrónicos pueden causar quemaduras de tercer grado, que los smartphones pueden incendiar autos y que las lavadoras pueden estallar a mitad del ciclo de enjuague, pero ahora la lista de artículos explosivos aparentemente también se extiende a los audífonos, como le sucedió a esta mujer durante su vuelo a Australia.

Según el Washington Post, el mes pasado una mujer no identificada estaba tomando una siesta rápida en su vuelo de Beijing a Melbourne, y de repente dos horas después, la despertó una fuerte explosión. Inmediatamente sintió una sensación de ardor en la cara y en seguida se dio cuenta de que los audífonos con reducción de ruido que llevaba puestos habían explotado.

Seguí sintiendo que me quemaba, entonces los agarré y los tiré al suelo, estaban sacando chispas y un poco de fuego”, dijo la mujer a la Oficina Australiana de Seguridad en el Transporte (ATSB, por sus siglas en inglés). “Cuando me levanté a pisarlos, las azafatas ya estaban allí con una cubeta de agua, los pusieron en la cubeta y los llevaron a la parte trasera del avión”.

Al final la mujer estaba bien, pero la explosión la dejó con quemaduras y hollín por toda la cara y el cuello. Nadie más a bordo del vuelo resultó herido, aunque los pasajeros tuvieron que aguantar el olor a pelo y a plástico quemado durante el resto del viaje.

La gente estuvo tosiendo y ahogándose durante todo el camino”, dijo la mujer.

La ATSB dijo que probablemente las baterías de litio adentro de los audífonos causaron la combustión, aunque los oficiales no revelaron qué tipo de baterías eran.