Noticias de Chihuahua.- Su historia de vida no es color de rosa, pero Jennifer Lopez está completamente orgullosa de haber librado las mil y un batallas que la llevaron a conquistar la cima. Desde pequeña tuvo claro que su más ferviente pasión era el baile, la música y cualquier cosa relacionada con el sorprendente mundo del espectáculo. Ese fue su motor para seguir adelante, durante esos inicios en los que la pobreza y la desilusión eran cosa de todos los días. El panorama era tan desalentador, pero nunca perdió la brújula.

Hoy, la historia está a su favor. Como si se tratara del guion de una película de Hollywood, JLo recuerda los humildes inicios en su camino rumbo al estrellato, hace ya varios años en aquel barrio que hoy lleva en su corazón, el Bronx de la ciudad de Nueva York. Sin embargo, pese al radical giro que ha dado su vida, ella asegura seguir siendo ‘Jenny From The Block’.

Esta vez, la intérprete de temas como ‘All I Have’ o ‘Love Don’t Cost a Thing’, volvió a hablar del tema con un dejo de nostalgia y sencillez. “Recuerdo que sólo comía una rebanada de pizza al día cuando era bailarina… Así era como vivía. Hice esto por algunos años antes de conseguir mi primer gran trabajo y no lo cambiaría por nada del mundo”, dijo durante la conferencia de prensa del show televisivo World Of Dance, en el cual será juez para evaluar a jóvenes que concursarán por conquistar el sueño para convertirse en bailarines profesionales.

Completamente conmovida, resaltó con una sola frase el gran significado que tiene para ella haber superado todas las adversidades. “Para mí, sobrevivir a esta lucha es un sueño hecho realidad y no lo digo a la ligera”. Aunque ha destacado como actriz en el cine y la televisión, el baile siempre ha sido su mayor debilidad. “Siempre me consideré bailarina. Me hice cantante y actriz después de bailar. Para mí es una parte de mí”, aseguró.