Noticias de Chihuahua.- El color rojo de la superficie de Marte podría deberse a la fuerte oxidación generada por micropartículas de pirita en una atmósfera sin oxígeno, según un estudio internacional liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España con participación de la Universidad de Vigo y la NASA.

“Las reacciones químicas acuosas catalizadas por superficies minerales pueden condicionar significativamente la evolución geoquímica de su entorno”, explicó en una nota difundida por el CSIC Carolina Gil Lozano, investigadora del organismo en el Centro de Astrobiología de Madrid y primera autora del estudio.

La científica explicó que durante su disolución, la pirita es capaz de producir “sustancias muy reactivas, entre las que se encuentra el peróxido de hidrógeno”, lo que conocemos como agua oxigenada, “y un conjunto de radicales libres muy inestables” que a su vez indujeron la precipitación de óxidos y sulfatos de hierro.

“Aunque varios estudios han constatado la formación de estas sustancias químicas a partir de suspensiones de micropartículas de pirita (…) en presencia o ausencia de oxígeno, no existe un análisis detallado de su evolución, algo necesario para comprender su función en los medios naturales”, matizó Gil Lozano.

En el trabajo, publicado en la revista Scientific Reports, se investigaron las vías de formación y descomposición de estas sustancias combinando experimentos de laboratorio y modelos numéricos.

Para realizar los experimentos los investigadores diseñaron un reactor que les permitió registrar en tiempo real medidas realizadas con sensores y con espectrofotometría en atmósferas controladas.

“Los datos obtenidos sugieren que el peróxido de hidrogeno (agua oxigenada) generado por la superficie de la pirita reacciona con el hierro liberado en el transcurro de su disolución, formando una gran cantidad de radicales libres en solución”, detalló Gil Lozano.

“A partir de estos datos, construimos un modelo cinético que utilizamos para analizar la evolución de los radicales libres implicados en el proceso”, añadió.

Los resultados obtenidos revelan que a lo largo de la disolución de micropartículas de pirita se puede generar un poder de oxidación notable a partir de estos radicales libres, incluso partiendo de atmósferas que no contienen oxígeno, como parece haber sido el caso de Marte a lo largo de toda su historia.