Akronoticias.com

Nuevo Casas Grandes, Chihuahua.- Propietarios de inmueble donde operó un casino en Nuevo Casas Grandes, el cual fue asegurado por la Procuraduría General de la República por no tener un permiso, piden al municipio que si las mismas personas a quienes se les autorizó por cabildo para la operación del mismo lo solicitan de nueva cuenta le esa negado, ya que no les han entregado el inmueble que ya tiene grandes sumas de adeudo de agua y luz.

Fueron Mario Antonio Nava y Eugenio Escárcega quienes arribaron a la sesión ordinaria de cabildo con el fin de exponer el problema del inmueble que ellos rentaban y que les fue asegurado por la PGR.

Explicaron que fue en el año 2014 cuando se rentó un local ubicado en la avenida 5 de Mayo 1420 denominado ¨Fiesta Casino¨, en aquel entonces se preguntó a la presidencia si todo estaba el regla y dijeron que si, que contaban con todos los permisos correspondientes y que por consecuencia el cabildo iba autorizar la apertura de ese casino, entregándoles copia de esa autorización, dijeron.

Se dijo también que a finales del 2014 se les notifica que ese local quedó asegurado por parte de autoridades de la Procuraduría General de la República por no contar con permiso, a raíz de esto se ha tenido que ir a la PGR en donde no se les ha proporcionado información alguna, y no se ha podido liberar ese inmueble tiene adeudo de agua y de luz en este último servicio cerca de 300 mil pesos.

Estas personas que nos rentaron el local tienen de 40 a 50 casinos en los estados de Coahuila, Durango, Chihuahua y Sonora utilizan varias nomenclaturas de sociedades anónimas, ellos se ostentaron como ¨Promociones Dublin S de RL. De C.V.¨, los que se ostentaron como representantes legales son Diego de Hoyos Calderón, y Humberto de Hoyos Calderón.

Nuestra petición es encarecidamente nos ayuden, para que si estas personas acuden ante el cabildo a solicitar la autorización para la apertura de ese casino que nos ayuden a no permitirlo antes que no se resarzan todos los daños, aun y que cuenten con los permisos que presentan.

Esta solicitud de los afectados nació a raíz de que de manera extra oficial los mismos propietarios del casino que fue cerrado pretenden abrir otro pero en un local, y aunque los permisos son federales es facultad del cabildo el autorizar o no su apertura.