Noticias de Chihuahua.- Científicos estadounidenses hicieron simulaciones de la formación del sistema solar donde Júpiter empezó a tirar de Marte y evitó que creciera mucho más que la Tierra.

El hecho de que Júpiter fuera el planeta más grande terminó por afectar a Marte, donde según estudios, si el ‘planeta rojo’ crecía más, podría tener una atmósfera que albergaría agua, dándole a la Tierra una opción de ocupación humana.

La masa de Marte es la décima parte de la Tierra y su tamaño de casi la mitad.

De no tener a Júpiter en el Sistema Solar, Marte hubiera tenido 20 veces más masa, es decir, el doble de la Tierra, y en consecuencia, un tamaño mucho mayor.

Las simulaciones de Scott Kenyon y Ben Bromley, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian y la Universidad de Utah explican que el Sistema Solar se formó primero con planetas gigantes gaseosos, como Júpiter, para luego seguir con los pequeños rocosos, entre ellos, la Tierra.

En esta hipótesis refieren que los planetas con sus gravedades giraban materiales sólidos que formaron respectivamente a Mercurio, Venus, Tierra y Marte.

En cierto punto, la gravedad inmensa de Júpiter empezó a tirar de esos planetas en el sentido contrario al que se movían, por lo que detuvo su crecimiento, y el más afectado, fue el vecino Marte.

Quizá con ese tamaño tendría Marte el campo magnético suficientemente fuerte como para conservar su atmósfera y con ella su agua en estado líquido.

En tal escenario Marte tendría agua y acapararía la de planetas vecinos, convirtiéndose en una megatierra y dejando nuestro propio planeta sin vida, según el artículo de New Scientist.