Noticias de Chihuahua.- Paradójicamente el deporte y las competencias olímpicas le dieron al señor Juan Calderón del Valle las mayores satisfacciones de su vida; a la vez, crearon las condiciones para que hoy no pueda erradicar el virus de la hepatitis C tras dos tratamientos fallidos que lo tienen al borde de que su hígado quede inservible.

El jugador de hockey que participó en los Juegos Olímpicos de México en 1968,
Múnich 1972 y Panamericanos de Colombia en 1971, considera que fue contagiado por la primera causa de infección del virus: transfusiones sanguíneas y tras siete cirugías como consecuencia de una lesión que ocasionó que su cadera quedara desviada.

En Europa me dieron un golpe, allí tenía un entrenador que no le importaban las condiciones y me inyectaban para seguir jugando, eso trajo una serie de tensiones y me tuvieron que fijar la cadera; ésa fue mi primera operación, no podría determinar en qué momento me contagié, pero sí la causa”, declaró.

El exdeportista de alto rendimiento hoy tiene 79 años y compite desde hace seis años contra este virus. Tras el anuncio del Instituto Mexicano del Seguro Social sobre la inclusión en el cuadro básico de dos nuevos fármacos antivirales innovadores, para curar la hepatitis C, Calderón del Valle podría ser uno de los mil 600 derechohabientes en probar este medicamento, cuya eficacia es de 95% frente a los tratamientos anteriores.

Me han dicho que puede ser que yo sea candidato. Sé que estoy cerca de pasar a donde no se puede revertir, porque si yo paso al siguiente nivel, para poder sanarme sería un trasplante de hígado y eso sería imposible al momento; con este medicamento se va matar el virus de la hepatitis”, celebró.

MÁS OPORTUNIDADES

El médico infectólogo del Hospital de Infectología del Centro Médico Nacional La Raza, Alberto Chaparro Sánchez, indicó que los pacientes que son candidatos al tratamiento son aquellos quienes tienen un grado más avanzado de problemas en el hígado; los que ya fueron trasplantados, y siguen sin mejoría, y aquellos que no tuvieron respuesta al tratamiento anterior compuesto por Sofosbuvir-Ledipasvir.

El tratamiento será asignado dependiendo del tipo de paciente, de la evaluación que se dé al inicio, va ir de seis a tres meses, y la efectividad de curación puede ser muy cercana o incluso mayor que el 95 por ciento”, explicó.

Chaparro Sánchez consideró que uno de los objetivos de la inclusión de los medicamentos compuestos por Ombitasvir, Paritaprevir, Ritonavir y Dasabuvir, es reducir los casos de trasplantes de hígado. El especialista señaló que en el Centro Médico Nacional de La Raza se hacen 12 trasplantes al hígado y ocho son por hepatitis C al año.

Les permite sobrevivir sin necesidad de requerir un trasplante hepático y llegar a estas condiciones tan graves de la enfermedad”, sostuvo
el especialista.

Los nuevos fármacos antivirales ya podrán ser tomados por pacientes que tienen trasplantes de riñón, enfermedades reumatológicas como lupus, alteraciones en plaquetas, con hemofilia y las personas con Virus de la Inmunodeficiencia Humana.