Noticias de Chihuahua.- El viejo dicho “nada que no curen un par de cervezas” podría ser una realidad, de acuerdo a un estudio realizado por expertos británicos.

Investigadores de la Universidad de Greenwich encontraron “fuertes evidencias” de que el alcohol es un analgésico “efectivo”.

Entre más bebe la gente, siente menos dolor, ya que la “chela” podría ser comparado “con opiáceos como la codeina” y sus efectos “son más poderosos que el paracetamol”, de acuerdo a Trevor Thompson, autor del estudio.

Esto podría explicar porque las personas que sufren de dolor crónico se automedican con alcohol, señaló el experto.

Sin embargo, el estudioso señaló que el uso del alcohol como analgésico termina haciendo daño en el largo plazo.