Noticias de Chihuahua.- Una ventaja de los juegos físicos es que se pueden prestar, vender y comprar sin ningún problema, pues a pesar de las intenciones iniciales, no hay restricciones para poder compartirlos, informaron Kotaku y SDPnoticias.

Sin embargo, existen ciertos problemas más allá del juego en sí mismo, y es el estado y trato que el usuario previo haya tenido con el artículo; pues a veces nos podemos topar con sorpresas no tan agradables.

Muestra de ello es la siguiente historia. Un niño de 11 años de Estados Unidos encontró dentro de una copia usada de GTA V, una bolsa con metanfetaminas.

Dejando de lado el hecho de que un menor de edad (y su madre) adquirieron un juego clasificado para adultos; lo que pasó fue lo siguiente: él y su mamá se dirigieron a una tienda de videojuegos cerca de su casa para, precisamente, cambiar y comprar nuevos títulos. El infante decidió llevarse la obra de Rockstar a casa; mientras esperaba que se instalará el título, decidió curiosear entre los materiales impresos, fue ahí cuando descubrió una bolsita con “cosas blancas”, cuando su mamá lo vio se alarmó, pues pensó que eran sustancias ilegales.

La señora tuvo razón, al ponerse en contacto con la policía, que hizo un análisis del contenido; se descubrió que eran las drogas mencionadas.

No se necesitó una ardua investigación para saber lo que pasó. Los dueños anteriores del juego pusieron ahí los estupefacientes, mismo que (al parecer) olvidaron al momento de vender el juego a la tienda; aquí, los responsables no revisaron a conciencia el producto, centrándose en el estado del disco.

Hasta el momento, la cadena Gamestop, donde fue adquirido el juego, no ha emitido una declaración al respecto.