Akronoticias.com

Buenaventura, Chihuahua.- Al ser sorprendida robando en una tienda de abarrotes, mujer agrede con una botella de vidrio al propietario golpeándolo en la cabeza para después continuar la agresión con el pico de la misma, causándole la muerte, es detenida horas más tarde por homicidio
Autoridades de la Fiscalía General del Estado, informaron de la detención de Liliana Guadalupe V.P. de 21 años de edad, la cual se registró el 10 de mayo a las 17:20 horas en la colonia centro de Buenaventura.

Se informó que ese día por la mañana, elementos de la Policía Ministerial Investigadora con destacamento en LeBaron recibieron el reporte de que una persona se encontraba sin vida en el interior del domicilio ubicado en las calles Francisco Sarabia y Octava de la colonia centro, inmueble que es una tienda de abarrotes.

Al llegar al lugar, elementos estatales y personal del servicio médico forense, tienen a la vista una persona del sexo masculino sin vida, quien respondía al nombre de Arturo Valencia, propietario de la tienda de abarrotes al cual se le apreciaban huellas de violencia, por lo que se dio inicio con las investigaciones correspondiente.

Se le informó a la autoridad estatal que el hoy occiso ya había sufrido algunos robos por parte de una mujer a quien la identificaban como la “guera” dándoles a conocer el domicilio de la mujer a donde se trasladaron las autoridades, quienes también aseguraron ropa de vestir en unas tapias que estaban cerca de la tienda de abarrotes.

Al darse cita en el domicilio de la mujer que había sido señalada como la que en ocasiones anteriores había asaltado al hoy occiso, una de las vecinas les informó que la mujer a quien dijo conocer con el nombre de Liliana aproximadamente a las 07:30 le encargó a su menor hija y que llevaba en una bolsa negra una ropa, y que fue a recogerla entre las 09:30 y 10:00 horas, y que llegó a quemar ropa abajo del boiler.

Después agentes estatales entrevistaron a la hoy detenida quien se mostró nerviosa y cayó en varias contradicciones, por lo que terminó aceptando que ella había matado al propietario de la tienda quien la había sorprendido robando, lo golpeó con una botella de Coca-Cola en la cabeza y que con el pico de la misma le produjo varias heridas que le provocaron la muerte, también aceptó el haber dejado la ropa en las tapias y haber quemado otra debajo del boiler, por lo que quedó detenida por el delito de homicidio y fue puesta a disposición de la autoridad correspondiente.