Noticias de Chihuahua.- Al mediodía del viernes pasado, representantes de la comunidad de Bosques San Elías Repechique se reunieron con el Delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (PROFEPA) Gustavo Rubio, para dar seguimiento a los casos que han denunciado de tala inmoderada en su territorio.

Al funcionario federal, lo acompañó Juan Carlos Segura, Subdelegado de recursos naturales de dicha dependencia, quienes aseguraron no haber encontrado irregularidades en los aprovechamientos forestales luego de la suspensión otorgada por el Juez Octavo de Distrito para los territorios de la comunidad indígena de Urique.

Indicaron que en su gran mayoría, los pinos que fueron cortados se aprovecharon de acuerdo al marqueo que determina el Programa de manejo y negaron haber encontrado evidencias de aprovechamientos indebidos, como la tala de árboles a 20 metros o menos de distancia de arroyos y/o aguajes.

Sin embargo, los miembros de la comunidad de Bosques San Elías de Repechique, indicaron que tras diversas invitaciones y llamadas que hicieron al personal de PROFEPA para acompañarlos a los lugares en donde ellos mismos encontraron evidencias de tala inmoderada, recibieron puras negativas; y si efectivamente los inspectores forestales no encontraron las evidencias denunciadas por la comunidad, es porque no pidieron guía para recorrer a fondo el terreno.

“No hubo irregularidad así como comentan ustedes, lo que se dio ahí fue un marcado de acuerdo a los programas de manejo; nosotros revisamos que lo que ya se había cortado estuviera legalmente sustentado, y en su gran mayoría se detectó todo de acuerdo al programa de manejo”, insistió Gustavo Rubio.

Por su parte, los acompañantes de Consultoría Técnica Comunitaria (Contec), señalaron que si bien la PROFEPA no se encarga de emitir permisos de aprovechamientos forestales, bien se puede emitir una recomendación a la SEMARNAT, para cambiar las políticas de aprovechamiento forestal y detener la tala inmoderada que amenaza al bosque de la Tarahumara.

Los habitantes de Bosques de San Elías Repechique solicitaron a la PROFEPA que cumpliera con su trabajo e inspeccionara adecuadamente los camiones cargados de pinos que se sacan del bosque, puesto que utilizan permisos de otros municipios o de otros ejidos para talar pinos en su territorio.

“Hemos visto gente con permisos para aprovechamientos de otros municipios, eso es algo muy grave, puesto que son miles de pinos los que se están cortando y no se respeta el plazo de 10 años para dejar que se recuperen los árboles, ni la distancia que debe haber entre uno y otro que son talados”, manifestó la comunidad indígena.

Cabe mencionar, que la comunidad indígena ha realizado durante los últimos meses un conteo de los pinos cortados en el polígono que constituye su territorio ancestral y han encontrado que 23 mil pinos han sido talados en su territorio, con toda clase de irregularidades y prácticas indebidas.

La gravedad del asunto y la indiferencia de las autoridades estatales y federales, han derivado en conflictos sociales y amenazas para los habitantes de Bosques San Elías Repechique, quienes temen por su integridad y por la de sus familias, todo por defender su territorio y sus recursos naturales.