Noticias de Chihuahua.- La Líder para la Educación Comunitaria del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) en Chihuahua, la mujer rarámuri Adilene Silva Bustillos, recibió hoy la Medalla Chihuahua al Mérito Educativo 2017, por su trabajo “Haciendo un gran sueño para un futuro mejor”.

En sesión solemne, a nombre del Congreso del estado, la diputada Antonieta Mendoza expresó su respeto y admiración por las y los maestros que con su noble tarea preparan a los niños y jóvenes para un futuro mejor.

Asimismo, la legisladora felicitó a los ganadores del reconocimiento Medalla Chihuahua al Mérito Educativo, en su edición 2017, por su entrega y dedicación, ya que su labor es indispensable para la construcción de una mejor sociedad chihuahuense. Mientras, Blanca Gámez, presidenta del Congreso del estado, subrayó que la legislatura local reconoce la labor de Adilene Silva Bustillos, plasmada en el trabajo “Haciendo un gran sueño para un futuro mejor”, por su vocación de servicio, entrega, responsabilidad social y el papel que desempeña para transformar un entorno.

En tanto, Gustavo Madero, coordinador ejecutivo del Gabinete y en representación del gobernador Javier Corral Jurado, reconoció que ser maestro es una de las profesiones más nobles, donde la educación es el prinicipal motor para el progreso y cambio de la sociedad, a través del conocimiento, innovación y avances tecnológicos, donde los maestros son pieza fundamental.

Destacó las virtudes, valores innatos, vocación, capacidad y compromiso de Adilene, que motivan a sus compañeros, alumnos y alumnas a seguir preparándose para un mejor futuro. A su vez, Adilene dijo sentirse orgullosa de que “estén aquí acompañandome y el premio lo voy a utilizar para continuar mis estudios como Licenciada en Educación Indígena”. Emocionada, reconoció el impulso que su padre a significado para salir adelante, “porque él es un ejemplo para mí”.

Reiteró que su máximo interés es que sus estudiantes se preparen para tener un mejor futuro, pero sin olvidar su raíz y su cultura, “que ellos se sientan orgullosos de pertenecer a la cultura rarámuri”.