Nuevo Casas Grandes, Chihuahua.- El Programa Estatal de Educación para la Prevención del SIDA (PEEPSIDA), impulsado por la Fundación del Empresariado Chihuahuense, A.C. arrancó en 10 planteles educativos la jornada de talleres “Cómo afrontar con asertividad las situaciones de riesgo”, orientada a capacitar a los más de 150 estudiantes inscritos al “Programa Permanente de Promotoría Voluntaria”, para que de manera informada compartan con sus amigos, compañeros de clase, familiares y vecinos, los conocimientos adquiridos y desarrollados.

Este jornada se implementa en las secundarias federales número 15, 3021, 3062 y 58; en las técnicas con número 49, 91 y 8, así como en las telesecundarias Francisco I. Madero, número 6226 y 6120 “Colonia Juárez”, donde actualmente opera el Programa Estatal de Educación para la Prevención del SIDA (Peepsida), con campañas que promueven el disfrutar la juventud en el tiempo y en la forma más sanos, la toma responsable de decisiones, la proyección a futuro y la cultura del autocuidado.

El ingeniero Jesús Nájera, Director de Fechac en la región de Nuevo Casas Grandes, comentó que los empresarios chihuahuenses conocen la importancia de la salud y de una buena calidad de vida, en la construcción de una mejor comunidad, razón por la cual invierten en proyectos como PEEPSIDA, enfocados a fortalecer las capacidades emocionales y de pensamiento crítico de los adolescentes, para que proyecten una mejor calidad de vida y tomen decisiones con base a ese plan de vida.

“Programa Permanente de Promotoría Voluntaria”
Consiste en la formación de estudiantes que, con la perspectiva de jóvenes y a través de la comunicación entre pares, abordan con amigos, compañeros de escuela, vecinos y familiares de su edad, las problemáticas que se presentan en su entorno y promuevan valores humanos que son clave en la construcción de una mejor comunidad.

Todos los proyectos impulsados por Fechac son posibles gracias a un modelo de responsabilidad social compartida que suma los esfuerzos de los empresarios chihuahuenses, quienes aportan recursos económicos y el trabajo voluntario de 130 consejeros provenientes de organismos empresariales; el Gobierno del estado, que recauda solidariamente las aportaciones a través de su secretaría de Hacienda; el Congreso del Estado, que emite un decreto que permite este mecanismo; y las organizaciones de la sociedad civil, que coinvierten con la Fundación y operan proyectos enfocados en formar una mejor comunidad.