Noticias de Chihuahua.- Los resultados de un estudio muestran que hacer demasiado ejercicio puede perjudicar a los intestinos y su funcionamiento.

Una revisión de estudios publicados ha encontrado que las personas que hacen demasiado ejercicio pueden ser propensas a sufrir problemas de intestino agudos o crónicos. Los autores hallaron que, con el aumento de la intensidad y la duración del ejercicio, hubo un incremento proporcional del riesgo de daño intestinal y deterioro de la función intestinal.

Específicamente, las células del intestino se lesionan y el intestino se vuelve más permeable, permitiendo que las endotoxinas patogénicas normalmente presentes y aisladas en el intestino pasen al torrente sanguíneo. Este escenario de “síndrome gastrointestinal inducido por el ejercicio” puede conducir a complicaciones agudas o crónicas de salud.

El estrés durante el ejercicio de 2 horas al 60 por ciento de VO2max —consumo máximo de oxígeno o capacidad aeróbica— parecía ser el umbral por el cual se producen trastornos intestinales significativos, independientemente del estado físico de una persona. Correr y hacer ejercicio a temperaturas ambientales calientes parece exacerbar las alteraciones intestinales.

La revisión también detectó que para los pacientes que tienen síndrome del intestino irritable o enfermedad inflamatoria intestinal puede ser beneficioso practicar actividad física entre baja y moderada. Las implicaciones para la salud de un ejercicio más intenso no se han investigado, pero es probable que sea perjudicial para estos pacientes, según los autores del trabajo, publicado el miércoles en Alimentary Pharmacology & Therapeutics.