Noticias de Chihuahua.- Finalmente se dejará de hablar del 7-0. Y no porque México venciera esta tarde a Portugal sino por la valía de este empate y, sobre todo, sus formas.

Más allá de los errores, como el de Carlos Salcedo cuando aventajaron por primera vez los lusos, el Tri estuvo a la altura del campeón de Europa y un emocionante y casi agónico 2-2 es prueba irrefutable de ello.

Un cabezazo de Chicharito, una jugada de gala de Carlos Vela, el festejo de Hernández gritando a la cámara “¡papá, te amo, papá!” y el cabezazo de Héctor Moreno en la compensación serán las imágenes más recordadas de un partido que dejan tanto a México como en Portugal en buena posición para avanzar a Semifinales.

No perder es saldo positivo, si bien los duelos claves ya serán contra Nueva Zelanda el miércoles en Sochi y frente a Rusia nuevamente en Kazán el sábado siguiente.