Noticias de Chihuahua.- El estrés y la dopamina que liberan los interactivos serían los responsables.

Esta investigación no le agradará a muchos fans de los videojuegos, Resulta que el Journal of Sexual Medicine presentó un estudio donde hace un contrapunto entre el deseo sexual que sienten los gamers y las personas ajenas a ese entretenimiento; el resultado fue que los primeros tienen un apetito por debajo de sus contrapartes.

Para llegar a esa conclusión se entrevistaron a 386 jugadores (hombres), quienes hablaron de sus costumbres sexuales y en el entorno de los videojuegos; de ahí, la gran mayoría de los que eran gamers, reconocieron no tener una necesidad sexual tan marcada. Curiosamente, también se determinó que los videojugadores en general son menos propensos a tener eyaculaciones precoces.

¿A qué se debe lo anterior? Bueno los investigadores piensan que el estrés causado por la gran mayoría de los títulos actuales hace que los gamers sufran de Hiperprolactinemia, que no es otra cosa que una disminución en el líbido; a esto hay que sumarle la gran cantidad de dopamina que se libera al momento de jugar, cosa que hace que el organismo se vuelva más vigoroso en cuanto al tema de las eyaculaciones, pero al mismo tiempo, lo satisface en términos de placer; cosa que en otras latitudes lograría la actividad sexual.

Ojo, antes de que se hagan ideas erróneas o se haga una generalización; los responsables de la investigación reconoce, que se trata de un trabajo un tanto sesgado, pues no se incluyen más variables (como la alimentación o hábitos generales de los entrevistados), además de que no se habla de las mujeres que son fans de los videojuegos, aludiendo sólo a un sexo.