Noticias de Chihuahua.- Hay una nueva reina de las alfombras rojas… ¡y lo mejor es que es mexicana! ¿Su nombre? Eiza González, quien gracias a su participación en la película Baby Driver, no despuntó su carrera en Hollywood, sino también su estilo. Lo anterior lo publicó la revista Hola.

Así lo demostró en el estreno de dicha cinta en Londres, en la que acaparó todas las miradas al optar por un vestido de nada más y nada menos que Marchesa, marca amada por famosas como Eva Longoria y Sofia Vergara. El vestido de tul de la colección Crucero 2017 pareció casi sacado de un cuento de hadas, al ser lila, con transparencias y bordados de flores violetas.

Y aunque este vestido la hizo lucir como toda una princesa sacada de un cuento de hadas –todo gracias a su corte griego-, Eiza sufrió de un accidente de vestuario, pues el bajo de éste se atoró en varias ocasiones. Sin embargo, la mexicana de 27 años no se inmutó ante este pequeño inconveniente y salió victoriosa de este detalle, mientras posaba con una sonrisa de oreja a oreja.

¿Lo mejor? Es que Eiza no sólo disfrutó de este nuevo éxito junto a sus co-estrellas, Jon Hamm, Ansel Elgort y Lily James, sino con una de las figuras más importantes: su madre, Glenda Reyna, quien viajó hasta Londres junto a ella y desfiló por la alfombra roja, luciendo igual de espectacular que su hija. “Felicidad máxima. Hija y madre. Gracias Dios… Gracias infinitas”, comentó Gleyna en una foto que publicó en su Instagram, en donde ambas aparecen felices.