Noticias de Chihuahua.- El actor puede tener problemas con el FBI, quien se encarga de investigar las amenazas contra el presidente de Estados Unidos.

Johnny Depp es el centro de atención de la Casa Blanca luego de que bromeará con asesinar a Donald Trump.

Verás, el pasado jueves durante el Festival de Glastonbury, el actor hizo polémicas declaraciones que incluyen un comentario de pésimo gusto: “¿Cuándo fue la última vez que un actor asesinó a un presidente?”, dijo después de haber criticado su campaña electoral y asegurar “que necesita ayuda”.

Desde entonces, Johnny ha intentado mantener un bajo perfil; sin embargo, la Casa Blanca ya respondió: “El Presidente Trump ha condenado la violencia en todas sus formas y es triste que otros como Johnny Depp no sigan su ejemplo. Espero que algunos de sus colegas, del señor Depp, estén en contra de este tipo de retórica como lo harían si sus comentarios fueron dirigidos a un demócrata elegido oficial”, señala a través de un escrito.

Cabe mencionar que en Estados Unidos realizar bromas de este tipo podría considerarse un delito.