Noticias de Chihuahua.- Debido a los hechos recientes de violencia en algunas zonas de la región serrana, las autoridades del sector salud se han visto obligadas a remover a los médicos pasantes para garantizar su seguridad personal.

Así lo confirmó el doctor Carlos Ruíz Vázquez, jefe de IV la Jurisdicción Sanitaria, quien explicó que el estatus de operación de los centros de salud de la región es complicado debido a la inseguridad que prevalece en zonas como el municipio de Madera.

“Todos los centros y clínicas de salud están abiertos, excepto algunos como Arroyo Amplio y La Norteña en la zona de Madera, asimismo en Ariseachi del municipio de Guerrero, de donde han tenido que salir los médicos pasantes”.

Estos médicos pasantes fueron traídos ya a esta ciudad de Cuauhtémoc para tener seguridad con ellos, tal como ocurrió también con el pasante ubicado en Las Varas, y Nicolás Bravo del municipio de Madera, abundó el jefe de IV la Jurisdicción Sanitaria.

“Además en ciudad Madera, se tiene la situación de dos médicos adscritos, mismos que fueron amenazados y tuvieron que moverse a otras clínicas”.

Esta situación ha obligado a un esquema de trabajo diferente en estos centros de salud, pues nadie quiere ir a esas zonas por la inseguridad, lo que definitivamente disminuye la atención que se ofrece, dado que disminuye el número de médicos que atienden a los pacientes, continuó diciendo el galeno.

Lo que estamos tratando de hacer, dijo, es valorar cuántos médicos faltan en cada uno de los lugares y ver la manera de contratos, aunque se tiene el problema que se ofertan los espacios, sin embargo no hay personal que quiera ir a cubrir esas vacantes.