Madera, Chihuahua.- La mañana de este jueves decenas de personas se vieron en la necesidad de acudir a la oficina de la fiscalía zona occidente en Madera para interponer querellas ante el actuar de elementos de la policía Estatal, pues afirman que han entrado a sus domicilios sin que medie orden de registro, por lo que reportan que tras la inspección han desaparecido de sus casas desde dinero en efectivo, joyas, herramientas e incluso ropa.

Lo anterior se suma al testimonio que han dado los inconformes a este medio donde argumentan que apuntan con las armas desde que llegan a las casas sin importarles que haya menores; la violación a la privacidad ha llegado a tal grado que incluso damas, niñas y niños han sido sorprendidos en la regadera mientras se asean, lo cual ha causado indignación muy marcada, pues llegan hasta la regadera y recorren la cortina para hacer la revisión.

En todos los testimonios recabados por este medio afuera de la oficina de fiscalía ubicada en la cabecera municipal de Madera, las personas aseguran que en ningún momento ha mediado una orden de registro para las casas, pues solo llegan los poliestatales con el arma por delante y preguntan que si tienen armas, y de forma prepotente cuestionan que si dónde las esconden.

La respuesta de los moradores es negativa ante tal cuestionamiento, pues afirman dedicarse a actividades licitas y afirman tener temor, ya que saben que derivado de esta denuncia pueden existir represalias, ya que incluso durante el trabajo periodístico realizado por este medio al recabar los testimonios pasaron varias unidades y afirman los testigos que mientras el reportero estaba de espalda algunos poliestatales levantaban la mano y mostraban el dedo índice en señal de amedrentamiento.
Los ciudadanos molestos por estos actos de la autoridad Estatal piden se haga justicia, pues afirman les han robado montos que van desde los 30 mil hasta 50 mil pesos.

Reconocen estos maderenses que en efecto Madera requiere de su presencia por la situación que impera en esta localidad, sin embargo exigen que hagan el trabajo que vienen a hacer apegados a derecho y bajo la preserva de las garantías individuales.