Noticias de Chihuahua.- El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, informó que César Duarte, exgobernador, pidió entrar al programa de testigos protegidos de Estados Unidos para dar información sobre el narco.

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, informó que César Duarte, exgobernador, pidió entrar al programa de testigos protegidos de Estados Unidos para dar información sobre el narco.

En entrevista para El Heraldo de Chihuahua en publicación de este domingo, el gobernador Javier Corral denunció que César Duarte le mintió a las autoridades de Estados Unidos y ahora intenta ser testigo protegido.

“Se dice y no estoy para andar haciendo los comentarios de se dice, pero les ha ofrecido (César Duarte Jáquez) ser testigo protegido en información relevante del gobierno federal en materia de narcotráfico”, relató Javier Corral Jurado.

Además señala Corral que César Duarte mintió a las autoridades estadounidenses para en el proceso migratorio para obtener residencia, pues les dijo que no tenía procesos penales en contra, siendo que cuenta con dos órdenes de aprehensión.

Las dos órdenes de aprehensión que señala Javier Corral son una ante la PGR y otra de investigación de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) por lavado de dinero.

Corral pide a las autoridades de Estados Unidos no hacerse ingenuos pues “le dan cobijo a un saqueador” si le conceden el proceso migratorio.

El Heraldo revela en la entrevista que Duarte “ha engañado a quienes ya están detenidos, les dice que aguanten, que no declaren”, en referencia a palabras de Corral.

“Él quisiera salvar su pellejo por sobre cualquier cosa, aquí anda engañando a los detenidos, de que aguanten, de que la va a librar, de que no declaren, que no digan, pero él profesa una idea desde hace mucho tiempo, de que muera yo a que se muera mi abuelita, que se muera mi abuelita, primero es él”, contó Javier Corral.

Agrega Corral que espera la caída de César Duarte, ya sea por deportación o extradición, pues es una persona “indeseable” para Estados Unidos.