Noticias de Chihuahua.- Uno de los grandes atractivos de Chihuahua son los parajes en la zona serrana, hasta donde turistas nacionales y extranjeros tienen oportunidad de llegar en busca de ese encuentro con la naturaleza y su gente.

Tal resulta el caso de Julia Baumman y Vicente Intzano, dos turistas provenientes de California, quienes a bordo de sus bicicletas se aventuraron a viajar por la zona serrana de Chihuahua para buscar un encuentro personal con la naturaleza.

El viaje, que inició en la ciudad de San Diego, California, tiene como punto final Guatemala, una travesía estimada en su duración algo así como seis meses, tiempo suficiente para recorrer las montañas de Chihuahua y completar su viaje a Centroemérica.

Julia, de 24 años de edad, y Vicente, de 25, hablaron a Notimex de su recorrido, el cual ha sido por la costa del océano Pacífico, aunque se tomaron la libertad de hacer un recorrido por las montañas de Chihuahua, muy lejos de esa orilla marítima.

La trayectoria de Julia y Vicente cruzó la frontera con México por Tijuana, para bajar por la península de Baja California hasta Santa Rosalía, Baja California Sur, donde tomaron el Ferry para cruzar el mar de Cortés y llegar a la ciudad de Guaymas, Sonora.

De Guaymas, y antes de proseguir su viaje por la costa del océano Pacífico, viajaron en sus bicicletas a Los Mochis, Sinaloa en donde abordaron “El Chepe”, este tren turístico que recorre parte de la zona serrana de Chihuahua y algunos lugares de Sinaloa.

Julia y Vicente platicaron con el reportero de Notimex en Divisadero, en donde relataron lo excitante que ha resultado el viaje y ese encuentro con la naturaleza y los chihuahuenses, de quienes agradecieron su hospitalidad y gentileza.

“Estamos aquí, en Divisadero, en Barrancas del Cobre y hemos venido desde California”, señalan de entrada al referir su viaje por Baja California y Baja California Sur y su posterior traslado a Sonora y Sinaloa, antes de abordar el tren turístico.

En el caso de Vicente, no tiene ningún empacho en señalar que el objetivo de su viaje es “buscar los secretos de mi alma” además de conocer la naturaleza de Chihuahua y su gente.

El caso de Julia no es distinto, pues además de conocer a la gente chihuahuense, esta travesía le resulta para ella el cumplimiento de un sueño, “tenía muchos años queriendo conocer a México y su gente, esa gente a la que considera muy generosa.

El viaje de Julia y Vicente toca esos puntos turísticos de Chihuahua que permiten a los viajeros que buscan ese contacto con la naturaleza y con las cosas autóctonas, cumplir sus más caros anhelos, pues Chihuahua reúne esos requisitos.

Al igual que Julia y Vicente, muchos viajeros se aventuran por la serranía de Chihuahua, pues sus parajes les ofrecen la oportunidad de estar en contacto con la naturaleza, en sitios que resultan únicos y propios de esa región chihuahuense.

La ruta de “El Chepe” ofrece diferentes opciones, como las que tomaron Julia y Vicente, de llegar a las terminales en medio de la sierra chihuahuense y bajar del tren para tomar rutas en carretera que los llevan a distintos poblados y lugares turísticos.

Además de Divisadero y Barrancas del Cobre muy cercanos a la Laguna Ararenko, los paseantes tienen la oportunidad de visitar también el poblado de Creel, así como la ciudad de Cuauhtémoc, Bahuichivo y la capital Chihuahua, en esa entidad.

Todos estos lugares tienen en común estar situadas en lo alto de la sierra chihuahuense y los viajeros tienen la oportunidad de convivir con los nativos de esos lugares.

El estado de Chihuahua también tiene otros atractivos, como Ciudad Juárez, que por su cercanía con El Paso, Texas se erige como toda una ciudad fronteriza.

Más allá de esta característica, Ciudad Juárez también ofrece la oportunidad de conocer su historia, que como sede del Ejecutivo federal, en un tiempo, ofrece una riqueza histórica, pues además fue el núcleo de la Revolución Mexicana.