Noticias de Chihuahua.- A causa de la automedicación para intentar controlar síntomas de congestión nasal, inflamación de vías respiratorias, picor en la nariz, boca y garganta, producción de moco abundante y estornudos, las alergias a medicamentos van en aumento y en la actualidad se estima que 25 por ciento de la población las desarrolla por ciertos medicamentos o el consumo de algunos alimentos.

El desconocimiento de padecer una enfermedad alérgica y su inadecuado control, llega a provocar crisis asmática, situación que requiere de atención en áreas de Urgencias, pues la dificultad para respirar llega a poner en peligro la vida.

Para conocer con certeza el tipo de alergias a las que son susceptibles los derechohabientes, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con una Clínica de Alergias a Fármacos y Alimentos en el Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI.

En esta clínica se llevan a cabo las pruebas “reto”, que consisten en exponer a los pacientes, bajo vigilancia estrecha, a fármacos (vía oral en pequeñas cantidades) o alimentos (vía cutánea) susceptibles de generar el problema.

El jefe de la Clínica de Alergias, Leonel Gerardo del Rivero Hernández, precisó que los medicamentos que comúnmente provocan reacciones alérgicas son los antirretrovirales, anticonvulsivos, antibióticos, los de tipo monoclonal y tratamientos biológicos, en tanto que en alimentos es más común por la ingesta de chocolate, lácteos, pescado, mariscos, frutas secas, fresa, cereza, papaya, kiwi y nuez, entre otros.

La prueba “reto” que se aplica para detectar alergias tiene un promedio de duración de dos a tres horas con medicamentos y de 15 a 20 minutos con alimento. En todo momento el paciente está acompañado por un familiar, es vigilado por el personal médico capacitado para proveer medidas de seguridad para atender cualquier eventualidad que pudiera presentarse.

El doctor Del Rivero Hernández señaló que en el pasado las pruebas se hacían hasta en dos días; actualmente, con las innovaciones médicas, se realizan en unas horas. No obstante, por las medidas de seguridad que se toman, se hacen de 10 a 15 pruebas de fármacos al mes y de tres a cinco en el caso de los alimentos.

Una vez que el paciente conoce cuáles son los fármacos y alimentos que no debe consumir, mejora su calidad de vida y tiene el conocimiento de cómo cuidar su salud de manera más efectiva.