Noticias de Chihuahua.- El titular del Ejecutivo en Chihuahua, Javier Corral Jurado, ha aflojado las riendas del gobierno y carece de la confianza de la mayoría de los ciudadanos, según la opinión vertida en la Encuesta Nacional 2017, realizada por la empresa Gabinete de Comunicación Estratégica, en la que se mide la percepción ciudadana sobre el desempeño de los gobernantes en cada estado, así como el desarrollo de su entidad federativa.

La encuesta se aplicó vía telefónica a ciudadanos mayores de 18 años que residen en las 32 entidades federativas del país del 20 de junio al 11 de julio de 2017. La muestra total fue de 20 mil 019 casos, de los cuales para cada estado se diseñó una muestra de 600 y 800 casos, distribuidos de manera proporcional al tamaño de los municipios y dentro de estos de manera aleatoria.

Sobre el desempeño del gobernador se creó un índice basado en el análisis de los siguientes componentes: control que tiene del estado, la aprobación de su gestión, así como la confianza y la calificación general a su desempeño, en el cual Javier Corral obtuvo un 46.5, que lo coloca en el vértice entre la evaluación media y la alta. Empero, la revisión individual de cada factor revela que esta puntuación se debe más al paupérrimo ejercicio de prácticamente todos los mandatarios, que al buen trabajo del chihuahuense.

Para empezar, sólo el 31.1 por ciento de los encuestados cree que Corral tiene las riendas del gobierno, mientras que el 62.2 por ciento siente que las cosas se salen de su control. Aunado a esto, el 54 por ciento desaprueba su gestión, en tanto que el 41.6 por ciento le da el visto bueno.

Destaca también que, al preguntarle a los entrevistados si le confiarían las llaves de sus casas a Corral, el 65.9 por ciento dijo que no y el 32.4 por ciento que sí. Aún así, estas cifras lo ubicaron como el séptimo gobernante más confiable de todo el país (aquí el gran paréntesis de la incredulidad: la mejor calificada fue Claudia Pavlovich, de Sonora, con el 41.1 por ciento de respuestas positivas, o lo que es lo mismo, la mayor parte de los ciudadanos no le tiene fe a sus mandatarios).

Posteriormente se confeccionó una escala del 0 al 10 para medir el cumplimiento de cada uno de los gobernadores, donde 0 es que “no cumple con ninguno de sus deberes” y 10 es que “cumple con todos sus deberes”, en la que Javier Corral promedió un cinco.

En cuanto a la percepción sobre el avance que ha tenido el estado este año, el 51 por ciento de los chihuahuenses encuestados considera que se encuentra estancado, el 27.6 por ciento percibe que avanza y el 19 por ciento, que está en retroceso.

Por otra parte, el 52.80 por ciento de las personas que participaron en el estudio ve a la inseguridad y la delincuencia como el principal problema de Chihuahua, seguido de la corrupción con un 34.5 por ciento y el mal gobierno con un 9.10 por ciento.

Además se midió la la satisfacción ciudadana, para lo cual se tomó en cuenta la percepción de la económica actual del entrevistado y su familia, las oportunidades para mejorar dicha situación, hasta qué punto el gobernador actual ha hecho acciones para su bienestar y la seguridad pública existente en la localidad.

En este sentido, el 5 por ciento de los chihuahuenses dijo sentirse muy satisfecho, el 34.5 por ciento dijo estar satisfecho, el 31.1 por ciento ni satisfecho ni insatisfecho, el 14.2 por ciento insatisfecho y el 15 por ciento muy insatisfecho. En promedio, Chihuahua obtuvo un 48 por ciento de satisfacción, lo que lo coloca en el lugar 16 de las 32 entidades federativas.