Noticias de Chihuahua.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) reintegró a su hábitat a 15 serpientes de Cascabel, consideradas en Protección Especial (Pr) en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, en la zona desértica del municipio de Chihuahua, Chihuahua.

Fueron 10 ofidios de Cascabel Crotalus atrox y cinco Crotalus scutulatus que en un período de aproximadamente dos semanas recibió personal de la PROFEPA, al ser capturados por Bomberos, Protección Civil o Control de Fauna.

Esta temporada se caracteriza por las altas temperaturas y las lluvias, lo cual motiva a que los reptiles busquen alimento o refugio y llegan a las zonas urbanas, donde se introducen por diversas formas a domicilios o son encontrados en diversos sitios de concentración masiva.

La liberación de los ejemplares de vida silvestre infantiles, juveniles y adultas, de entre .15 y 1.50 m. y que registraron un peso de hasta de 2.5 kilos, se efectúa en seguimiento a diferentes acciones de rescate de organismos de fauna silvestre; en este caso, personal de esta Procuraduría llevó a su hábitat a las quince serpientes de Cascabel clasificadas como no endémicas de México.

La categoría de riesgo indica que están sujetas a Protección Especial debido a que podrían encontrarse amenazadas por diferentes factores ambientales y humanos, por lo que se debe propiciar su recuperación y conservación, conforme lo indica la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

Es importante mencionar que el total de serpientes liberadas fueron sometidas a valoración en cuanto a su estado de salud y, en su caso, a su rehabilitación a fin de ser liberadas en su estado más óptimo.

Las serpientes de cascabel se distribuyen desde el sur de Canadá y hasta el norte de Argentina, incluyendo México. Se distinguen por contar con un característico cascabel en la punta de la cola; se le considera la serpiente más venenosa de Norteamérica y en edad adulta puede alcanzar hasta una talla de 2.5 metros y hasta 4 kilogramos de peso.

Generalmente se les encuentra en zonas despobladas; sin embargo, debido al crecimiento de las zonas poblacionales, cada vez es más común encontrarlas en zonas urbanas.

Con estas acciones, la PROFEPA refrenda su compromiso en dar cumplimiento a lo indicado en la Ley General de Vida Silvestre, privilegiando el trato digno y respetuoso de todos los organismos de vida silvestre.