Noticias de Chihuahua.- Un equipo de científicos ha anunciado el descubrimiento de un esqueleto parcialmente conservado de uno de los primeros elasmosauros conocidos en la Tierra, de lo que han informado en un estudio publicado este 25 de agosto en la revista Journal of Vertebrate Paleontology. La criatura, que ha recibido el nombre de Lagenanectes richterae, vivió durante el Cretácico inferior, hace unos 130 millones de años, opinan los investigadores.

El esqueleto fue hallado en Alemania hace unos 50 años, pero no fue hasta recientemente que el Museo Estatal de la Baja Sajonia invitó al equipo del doctor Sven Sachs, del Museo de Historia Natural de la ciudad de Bielefeld, para que los investigaran. “Es un honor haber sido invitado a investigar el misterioso esqueleto de Sarstedt”, cita Sci News las palabras del doctor Sachs.

El monstruo del Lago Ness existió en Alemania hace 132 millones de años
Un equipo internacional de científicos ha descubierto una especie extinta de reptil acuático de cuello largo y ocho metros de largo de hace 132 millones de años y que se asemeja a la imag …
catalunyapress.es

Los investigadores tuvieron a su disposición la mayor parte del cráneo con algunos dientes semejantes a colmillos, varias vértebras y costillas, así como huesos de los cuatro miembros parecidos a aletas. “Las mandíbulas del ‘Lagenanectes richterae’ tenían algunas características muy inusuales”, dijo el coautor del estudio, el paleontólogo Jahn Hornung.

“Su ancha barbilla se expandía en una cresta enorme que sobresalía, y sus dientes inferiores se proyectaban hacia los lados. Probablemente servían para atrapar peces pequeños y calamares que luego se tragaba enteros”, añadió el experto.

“El aspecto más importante de este reptil marino es que es de los más antiguos de su tipo”, dijo otro coautor del estudio, el doctor Benjamin Kear. El elasmosauro Lagenanectes richterae pertenecía a la familia de plesiosaurios, a menudo denominados como ‘dinosaurios acuáticos’ o marinos.

Según los científicos, el animal medía unos 8 metros de largo y estaba completamente adaptado a la vida acuática. Además, tenía un cuerpo funcional, con miembros parecidos a aletas y un cuello muy largo de hasta 75 vértebras separadas.