Noticias de Chihuahua.- La Delegación estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua, a través de la Jefatura de Prestaciones Médicas, exhortó a las mujeres embarazadas a suspender el uso diario de zapatos de tacón alto, por considéralos un factor de riesgo de lesiones por caídas.

Durante el embarazo la mujer aumenta de peso, por lo que su centro de gravedad se modifica a medida que el vientre crece; además, se producen cambios hormonales, entre ellos el aumento de la hormona “relaxina” que ablanda y estira los ligamentos y músculos, provocando que la mujer esté más expuesta a sufrir torceduras y esguinces.

Lo anterior sin contar que la mayoría de las mujeres embarazadas tienen problemas de pies hinchados, tobillos inflamados, dolor en el arco y en el talón, informó el coordinador de Salud Pública de la Delegación Estatal del IMSS en Chihuahua, doctor Ismael Rodríguez Chávez.

Asimismo, destacó que los zapatos de tacón ofrecen pocoapoyo, por lo que consideró que al usar el calzado muy alto el centro de gravedad se reduce, aumentando la posibilidad de caídas.

Por lo tanto, hizo hincapié en que lo ideal es el uso de zapatos amplios y firmes; lo recomendable es que sean bajos o de un tacón de tres centímetros, pues a esa altura el peso corporal se distribuye uniformemente en toda la superficie del pie.

Hizo hincapié en que en las mujeres el zapato de tacón puede causar problemas musculo-esqueléticos serios, ya que el uso de éstos, obliga a adelantar el cuerpo y equilibrar el peso corporal en ciertas zonas del pie, en lugar de distribuirlo en toda la planta.

En ese sentido, refirió que la columna vertebral compensa ese desajuste, pero con el paso del tiempo se deforma y ocasiona daños en la espalda, al igual que músculos y tendones de pies, tobillos, pantorrillas y rodillas.

Reiteró que la mujer en gestación debe de dar puntual seguimiento a su embarazo; no faltar a sus citas mensuales con el médico familiar o ginecólogo, lo que permite evaluar que el embarazo avance de manera satisfactoria, con el fin de que este culmine después de nueve meses en un hijo y una madre sanos.