Noticias de Chihuahua.- A pesar de que se encuentra sujeto a un proceso con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos debido a presuntos vínculos con una red de lavado de dinero operada por el narcotraficante Raúl Flores Hernández, el futbolista Rafael Márquez se presentó a entrenar este lunes con el Atlas.

Situación que incumpliría lo dispuesto en el Estatuto Social de la FMF, mismo que está vigente desde el pasado 24 de abril del 2015. Toda vez que en los artículos que integran el documento, se advierte que nadie que tenga una “dudosa reputación” podrá ser afiliado, ni tampoco aquella persona que esté “inhabilitada para ejercer el comercio”, tal y como ocurre con Márquez, quien sufrió el congelamiento de bienes y cuentas luego de que la investigación saliera a la luz.

En primera instancia y para dilucidar este complejo asunto, es necesario referirse a los párrafos que describen a los afiliados y derivados.

Por ejemplo, el artículo 12.2 menciona: “Se refiere a las personas físicas relacionadas a través de los Clubes y/o la Federación, que de manera indirecta se vinculan con la práctica del futbol asociación”.

Mientras que el 12.2.1 explica: “Son afiliados derivados directivos, jugadores, directores técnicos, preparadores físicos, médicos, auxiliares y demás miembros del cuerpo técnico y árbitros”. De tal que suerte que el cuatro veces mundialista se halla dentro de esta condición, ya que tiene un contrato firmado con los rojinegros.

Es por ello que, según el artículo 13 del citado Estatuto, los afiliados como Márquez deben cumplir los siguientes requisitos:

“13.1 – No ejercer cargo directivo alguno en otra federación deportiva reconocida o no, por la ley general de cultura física y deporte.

13.2 – Ser una persona de reconocida capacidad y solvencia moral.

13.3 – No ser parte ni haber participado en negocios de dudosa reputación o en conductas delictivas, a juicio del Comité Ejecutivo.

13.4 – No estar inhabilitado para ejercer el comercio”.

Es ahí donde el ‘Káiser’ tendría problemas, pues no cumple con lo pactado en los apartados 13.3 y 13.4 al ser señalado como posible prestanombres del principal implicado, Flores Hernández. Y tampoco puede cobrar un salario ni realizar transacciones bancarias.

No obstante, el mismo escrito establece en su artículo 17 que “la Asamblea General es el órgano competente para desafiliar a un afiliado a la Federación en los siguientes supuestos: a) Incumple con sus obligaciones financieras para con la federación. b) Viola grave y/o reiteradamente este Estatuto Social, los reglamentos, las directivas o las decisiones de FIFA, CONCACAF y/o la propia Federación”.

Es así que la última palabra la tendrán los asambleistas, quienes podrán tomar la determinación de desafiliar a Rafael en caso de que así lo consideren.