Noticias de Chihuahua

Comida grasosa podría ser detonante para un infarto

Noticias de Chihuahua.- El corazón es un músculo fuerte, responsable de gran parte de las funciones del cuerpo, pero si se descuida o se hacen cosas que no lo beneficien, este puede manifestar incomodidades y comenzar con diferentes malestares físicos.

Así lo informó el coordinador auxiliar de Salud Pública de la Delegación estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua, doctor Ismael Rodríguez, quien destacó que el corazón humano actúa como una bomba que late a más de 60 pulsaciones por minuto, estas impulsan sangre hacia los órganos, tejidos y células del organismo. Al año efectúa 32 millones de latidos.

Explicó que la sangre bombeada, además de suministrar oxígeno y nutrientes a cada célula, recoge el dióxido de carbono, así como sustancias de desecho, por eso si el flujo del líquido hemático se altera se ve comprometida la vida.

Destacó que consumir alimentos con demasiada grasa y sal, fumar, no hacer ejercicio, son factores que pueden alteran el funcionamiento del corazón al presentarse enfermedades que dañen los vasos sanguíneos, tales como hipertensión, arritmias, cardiopatías, trombosis venosa y ataques cardiacos, entre otros.

En ese sentido, destacó que alterarse por un problema, no lo soluciona;, sin embargo puede afectar directamente al corazón, por eso es recomendable respirar profundo, tomar un descanso de varios minutos para pensar varias veces las cosas y analizar una posible solución, sin necesidad de someter al organismo a funciones aceleradas propiciadas por coraje, miedo o desesperación; cuando se presente una contingencia respire profundo, sostenga el aire, exhale lentamente. Tómese cuando menos tres minutos para acompasar su respiración.

Rodríguez Chávez comentó que el corazón, como cualquier otra parte del cuerpo, necesita cuidados que son vitales para el buen funcionamiento, por eso se recomienda: cuidar la alimentación consumiendo alimentos balanceados y que contengan todos los nutrientes, así como reducir la ingesta de sal, azúcar y grasa, para de esta manera evitar el taponamiento de las arterias que afecta la circulación.

Asimismo, recomendó practicar la activación física al menos 30 minutos al día, durantecuatro a cinco días a la semana; sin embargo, indicó que si la persona tiene antecedentes de problemas cardiacos, es necesario consultarlo antes con el médico especialista.

Indicó también que es recomendable dormir al menos ocho horas diarias y dentro de lo posible evitar situaciones de estrés, porque esto afecta directamente la función cardiaca, además de eliminar el consumo de alcohol y tabaco.

Por lo anteriormente expuesto, exhortó a los derechohabientes del IMSS que presenten alguna molestia a acudir a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) de su adscripciónpara que el médicovalore su estado de salud e indique las acciones a seguir para restablecer el óptimo funcionamiento del organismo.

Finalmente, hizo extensiva la invitación a los derechohabientes a realizarse su chequeo anual PrevenIMSS, antes de presentar alguna molesta, tras destacar que “se pueden detectar las alteraciones que atendidas con oportunidad, son fáciles de corregir”.