Noticias de Chihuahua.- La brigada “Escudo Auxilio Chihuahua” que trabajó en labores de rescate a raíz del sismo en la Ciudad de México al lado de militares especializados internacionales, fue reconocida por el presidente Enrique Peña Nieto en una ceremonia llevada a cabo en Palacio Nacional.

Luis Corral Torresdey, coordinador de la brigada, recibió el reconocimiento de manos del presidente de la República, emitido a nombre del H. Cuerpo de Bomberos, pero la brigada se integró de 15 bomberos, 10 policías, 2 voluntarios de bomberos y 4 ejemplares caninos.
Don Francisco te invita a aprender más sobre algunos de los mitos y los hechos de la insulina.
Ad By Basaglar

Al acto protocolario asistió también el jefe del Grupo Canino, el policía tercero Édgar Moreno Natividad y el bombero primero Francisco Javier Palomino Medrano.

La brigada chihuahuense fue oficialmente registrada por elementos de la Marina de México y resultó parte importante en estas tareas.

“Escudo Auxilio Chihuahua” permaneció en la zona de desastre durante nueve días, trabajando 36 horas continuas por 12 de descanso, aunque por lo regular estas últimas siempre se reducían”.

Iban muy bien equipados y preparados. Durante la academia, el departamento de Bomberos brinda un curso de rescate de cualquier tipo de índole y entre estos, se enlista el curso de “Búsqueda y rescate en estructuras colapsadas”; aparte son entrenados en rescates con cuerdas y en espacios confinados.

Asimismo, llevaban consigo su propio equipo de rescate, víveres, equipo para acampar y hasta despensas para repartir entre los afectados por el desastre natural.

Partieron el 22 de septiembre y descansaron en la ciudad de Querétaro, punto en el que retomaron la logística ya que los planes habían cambiado y optaron por dividirse en tres grupos de trabajo, ya que a la mañana siguiente partirían a la Ciudad de México y no a Morelos como tenían contemplado.

Intervinieron en un edificio de la delegación Álvaro Obregón donde se reportaban más de 40 personas atrapadas en el interior. Lo primero que hicieron fue entrevistarse el centro de mando instalado en el lugar a cargo de rescatistas de la Ciudad de México para ponerse a las órdenes y a disposición, haciéndoles saber que iban decenas de elementos y cuatro ejemplares caninos.

Trabajaron de la mano con grupos extranjeros provenientes de Israel, España, Colombia y Japón, quienes en una primera instancia les delegaron tareas sencillas como el retiro de escombro para que los topos se adentraran entre aquellos cerros de materiales que se vivieron abajo, con tal de rescatar a personas.

Tras detectar las habilidades y la manera en cómo respondían los chihuahuenses ante estas situaciones, empezaron a darles mayores responsabilidades hasta llegar a ejecutar trabajos de apuntalamiento, donde cualquier falla resultaría fatal, pero los extranjeros pusieron su vida en manos de nuestros elementos y no los defraudaron.

El primero de octubre el Escudo Auxilio Chihuahua se desactivó y emprendió su regreso a Chihuahua para restablecerse a sus labores cotidianas y ahora, estas acciones heroicas les valieron un merecido reconocimiento.