Noticias de Chihuahua.- Los días del 4to. Festival en las Casas Grandes estuvieron llenos de cultura, información, tradición, música y arte; pero fue la alegría del Grupo Son Melo quien le dio un toque especial a la edición 2017, con sus bailes, canciones y el amor a su cultura.

El grupo Son Melo es muestra de la riqueza y cultura de la Huasteca veracruzana, sus vestuarios, sus bailes y canciones como la “Calandria”, “El Querreque”, “Serenata Huasteca”, “Ojos Negros” y “La bamba”, entre muchas otras, llenaron de alegría los lugares en donde se presentaron.

Pero la alegría que llevan en sus presentaciones no solo es parte del trabajo, es toda una tradición familiar y una forma de vida que han heredado de generación en generación. Enrique Melo es el director del grupo y lo acompañan sus hijos Kenia de 19 años quien toca la quinta o guapanguera, Enrique de 15 con la jarana, y en la voz y jarana huasteca, Andrea de tan solo 12 años.

La familia Melo es originaria de Chicontepec, Veracruz, pero actualmente radican en Xalapa, donde el padre de la familia se desempeña como maestro de educación primaria y sus hijos Kenia estudia educación artística y percusiones en la Universidad Veracruzana, Enrique hijo también estudia música y percusiones, mientras que Andrea cursa la secundaria.

El gusto por la música huasteca es una tradición que les fue heredada por el padre del señor Enrique Melo, quien también es músico y a decir del mismo la frase de su padre es que “lo parieron tocando”, porque trae la música desde que nació. Lo mismo ocurrió con sus hijos ya que, desde los cuatro años de edad, cantan y disfrutan del son huasteco.

Aunque desde varios años atrás cantaban y tocaban la música de la huasteca, hace apenas cinco se conformaron como el grupo Son Melo y a través de sus presentaciones buscan promover y difundir el bello son huasteco.