Noticias de Chihuahua

Estancada la inversión carretera en Chihuahua

Noticias de Chihuahua.- Una inversión de 480 millones de pesos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en carreteras de Chihuahua se encuentra estancada.

Pues 15 obras presentan retrasos en su ejecución, no han sido concluidas pese a que se trata de proyectos en marcha desde el año 2016 o ni siquiera han comenzado, cuando su inicio formal debió haber sido hace meses.

Empresas que han incumplido con la entrega de obras incluso han recibido nuevas adjudicaciones por parte de la SCT, por lo que algunas acumulan retrasos en dos proyectos distintos, según datos de la misma dependencia federal a cargo de la construcción y conservación de las carreteras no concesionadas al estado.

Del año pasado existen 4 obras inconclusas que debieron terminarse en el mes de noviembre de 2016 o en el primer semestre de 2017, sin embargo todas presentan retrasos y aparecen como pagadas, aunque al interior de la dependencia hay reclamos de cobro por parte de las constructoras a cargo, por la falta de flujo de las ministraciones.

La modernización del camino Sisoguichi-Carichí, del kilómetro 21 al 31, asignada a la Constructora Urbanissa, comenzó desde el 1 de junio del año 2016 y debió terminarse el 30 de noviembre, de acuerdo con el contrato que establece un costo de 44 millones 385 mil 849 pesos. A la fecha se encuentra sin terminar, según los mismos reportes oficiales.

Un proyecto de inversión de 36 millones 978 mil 754 pesos, la modernización del camino Escalón-Estación Carrillo en Jiménez, entre los kilómetros 33 y 41, fue programado para comenzar el 31 de marzo y culminar el 2 de noviembre del año pasado, pero la empresa, que ganó la licitación, no la ha terminado.

En este caso, integrantes de Unión Campesina Democrática han realizado protestas, dado que responsabilizan a los constructores y a la SCT de un accidente que cobró la vida a dos personas el pasado 10 de septiembre de este año. Al cumplirse prácticamente un año de retraso, el 30 de octubre, la UCD bloqueó el bulevar José Fuentes Mares, a la altura de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a manera de protesta porque ni la dependencia ni la constructora han asumido la responsabilidad del accidente en que fallecieron una niña de 2 años de edad y una mujer de 42, provocado por un montón de tierra que fue dejado sobre la cinta asfáltica sin haber señalizado de manera adecuada el tramo. Por ello exigieron que la empresa Constructora Perforación de Pozos y Sistemas de Riego y el delegado de la SCT, Rafael Chávez Trillo, asumieran la responsabilidad correspondiente.

Otro retraso corresponde a la obra de fresado y microcarpeta del kilómetro 29 al 40 de la carretera Chihuahua-Parral vía corta, asignado a Obras y Pavimentos Ferhec por 49 millones 69 mil 102 pesos. El proyecto estaba diseñado para comenzar el 14 de diciembre de 2016 y terminarse el 29 de mayo, lo cual se ha incumplido, dado que la obra está inconclusa. Por este tramo también se han registrado reclamos por representar un riesgo para los automovilistas.

Finalmente del año 2016 se encuentra el fresado y carpeta de concreto asfáltico del kilómetro 116 al 130 de la carretera Parral-Puerto Sabinal, que conduce a la región de Balleza y Guadalupe y Calvo, en el sur de la entidad. Para dicha obra se destinó un presupuesto de 25 millones 241 mil pesos, mediante un contrato asignado a Delta Transporte Asfalto, empresa que ha incumplido con lo contratado, dado que debió entregar resultados de su labor el 29 de mayo de este año.

CONSTRUCTORAS INCUMPLEN EN 2016 Y LA SCT LAS PREMIA EN 2017

La modernización Guachochi-Yoquivo fue asignada en este año, el 7 de abril para concluir el 28 de diciembre, a la empresa Constructora Perforación de Pozos y Sistemas de Riego, con un contrato de 20 millones 758 mil 37 pesos. La empresa incumplió con la entrega de la obra de Escalón-Estación Carrillo, de la carretera a Jiménez, pues debió entregarla el año pasado, pese a lo cual la SCT le permitió participar y ganar esta otra licitación.

Según reportes internos de la propia SCT, es poco avance el que muestra esta obra programada para entregarse a finales de este año, por lo que la expectativa es que también se habrá de retrasar.

El 1 de abril de este año, la ampliación de la carretera Delicias-Chihuahua, en el tramo de 10 kilómetros cerca del poblado de Tomás García, donde se encuentra la capilla de San Judas Tadeo, fue asignada a la constructora Obras y Pavimentos Ferhec. Fue un contrato de 95 millones 203 mil pesos y la evaluación de la obra muestra un avance normal.

Sin embargo, Ferhec incumplió con la terminación de obras en la carretera Chihuahua-Parral vía corta, que debió entregar el pasado mes de mayo de este año; aun así la SCT le asignó este nuevo proyecto. Por las obras en la carretera a Delicias, el sábado 28 de octubre pasado, día de la fiesta de San Judas Tadeo, la ruta se colapsó y cientos de automovilistas tardaron entre 2 y 5 horas para viajar hacia el sur del estado saliendo de la capital, debido al congestionamiento generado. Además de ello, en ese tramo y otros en reparación sobre la misma carretera, se han presentado decenas de accidentes, hasta 15 al mes, con saldos mortales en algunos casos.

Un caso similar es el proyecto de modernización del camino San José del Sitio-Valle del Rosario, para un tramo de poco más de 2 kilómetros en el municipio de Satevó. La obra muestra poco avance desde su inicio el 29 de junio y debe culminarse el 31 de diciembre de este año. El contrato es de 18 millones de pesos y fue asignado a Delta Transporte Asfalto, la misma empresa que comenzó el año pasado la obra en la carretera Parral-Puerto Sabinal, obra que debió entregar en mayo de este año y que no ha finalizado.

LA MAYORÍA DE OBRAS CON RETRASO

De las obras presupuestadas para este año en Chihuahua, la rehabilitación de la carretera Cuauhtémoc-Límites del Estado de Chihuahua, que conduce a Hermosillo, Sonora, comenzó el 1 de junio y debió terminarse el 28 de septiembre, pero hasta la fecha muestra poco avance. El contrato es de más de 17 millones 520 mil pesos a favor del grupo formado por Oseye y Máquinas y Carreteras Divaje.

El grupo que aglutina a ambas constructoras tiene a su cargo el proyecto de conservación de la carretera Chihuahua-Juárez, en un tramo de 12 kilómetros entre Villa Ahumada y la Frontera, que debió comenzar el 3 de agosto pasado para concluir el 30 de noviembre, pero no inició. El valor de la obra se presupuestó en 22 millones 172 mil pesos.

La modernización del camino Guachochi-Baborigame en un tramo de poco más de un kilómetro, con una inversión de 23 millones 591 mil pesos, muestra poco avance pese a su comienzo el 7 de abril y su fecha de término marcada para el 28 de diciembre de este año. La obra fue asignada en licitación a Constructora Yukan, la misma que comenzó la modernización de la ruta Agostadero de Aguirre-El Cuervo-Tecorichi-El Vergel, en un tramo de 4.22 kilómetros, a un costo de 19 millones 093 mil pesos. Este proyecto comenzó el 1 de julio y debe estar listo para el 30 de noviembre, pero muestra poco avance hasta la fecha.

La rehabilitación de la carretera Chihuahua-Juárez, en un tramo de 11 kilómetros entre la capital y Sueco, fue asignada a 7 Leguas Ingeniería, con una inversión de 19 millones 395 mil pesos, pero muestra un mínimo avance pese a que su fecha de inicio fue el 18 de mayo y la entrega estaba marcada para el 11 de septiembre.

La rehabilitación de la carretera Gómez Palacio, Durango a Jiménez, Chihuahua, en los límites de ambos estados, en un tramo de 9 kilómetros, fue asignada a Construcciones Torre Velo, con un contrato de 13 millones 127 mil pesos, pero no inició pese a que su fecha de comienzo formal estaba marcada el 1 de junio y la terminación de la obra el 28 de septiembre.

Según datos de las licitaciones obtenidos en Compranet, la consulta a empresas constructoras y fuentes de la propia SCT, las obras que datan de 2016 ya se encuentran pagadas en su totalidad, pero inexplicablemente no han sido concluidas y debidamente entregadas a la administración pública, mientras que en las obras de 2017 hay retrasos de los que se responsabilizan mutuamente los grupos privados y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.