Noticias de Chihuahua

Mensaje de Año Nuevo del Obispo de NCG

Akronoticias.com

Nuevo Casas Grandes, Chihuahua.- El Obispo de la Diócesis de Nuevo Casas Grandes Jesús José Herrera Quiñonez, envía su mensaje de año nuevo.

Después de haber estado celebrando gozosos el glorioso nacimiento de Jesucristo, Dios hecho hombre e Hijo de María, el Señor Dios nos concede comenzar un año nuevo al que hemos de verlo con fe y esperanza.

Abrimos en efecto un libro nuevo con páginas en blanco, donde, con la ayuda de Dios, iremos llenando aquellas líneas que nos permitan escribir las mejores frases que estén delineadas con amor y entusiasmo. Sabemos sin embargo que muchas veces son inevitables las circunstancias adversas, los fracasos inclusive, pero también sabemos que en todo obra Dios para quienes lo aman (Mt 19,26; Rom 8,28). Por eso, con optimismo, ponemos desde este primer día del año todo en sus benditas manos: familia, trabajo, proyectos, etc., y, por qué no, enfermedades, desilusiones y fracasos, porque —como dije— todo contribuye para nuestro bien si le damos un sentido de fe.

Si bien es cierto que cuando estamos enfermos queremos estar en las mejores manos de médicos y enfermeros para recuperar la salud; que cuando queremos tener los mejores conocimientos buscamos las mejores escuelas, los mejores maestros; que cunado queremos tener los mejores materiales para nuestra venta o trabajo buscamos las empresas o marcas más reconocidas. También es cierto que nosotros hoy queremos ponernos en la mejores manos paternales que nos bendicen y nos prodigan lo mejor para que todo esté bien, incluso en las circunstancias más adversas. Las Sagradas Escrituras constantemente nos recuerdan cuál debe ser nuestra actitud como cristianos ante todos estos embates o retos: ¡No temas! (Mt 10,26; 1 Pe 3,14; Jer 1,8; Rom 8,31).

De la mano de san José y de María, como Jesús, caminemos confiados de que iremos por buen camino todo el año.

Como Iglesia de Nuevo Casas Grandes, en comunión con el Papa Francisco, en este Año de la Juventud, Obispo, sacerdotes, religiosas y laicos, y en particular de los jóvenes de esta Diócesis, queremos poner en manos del Todopoderoso todos nuestros proyectos diocesanos, parroquiales, de los movimientos eclesiales, para que todo concurra para nuestro bien, pero sobre todo para mayor gloria de Dios.
Envío mi bendición para todas las mujeres y hombres de buena voluntad.