Noticias de Chihuahua

Empleados de Twitter revisan las fotos íntimas de los usuarios

Noticias de Chihuahua.- En una serie de entrevistas grabadas en cámara oculta por el grupo de periodistas de investigación Project Veritas, los antiguos y actuales empleados de Twitter revelan distintas prácticas internas de la red social, que incluye el acceso a imágenes de carácter íntimo y sexual, censura por motivos políticos y venta de información personal de los usuarios.

En mi vida he visto muchos más penes de lo que hubiera deseado
“Hay al menos 300 o 400 personas”, a quienes “se les paga por mirar fotos de penes”, manifestó el ingeniero informático Clay Haynes, durante una entrevista con cámara oculta. Y agregó: “De lejos, en mi vida he visto muchos más penes de lo que hubiera deseado”.

“Todos tus mensajes sexuales, fotos de penes, así como las chicas con las que anduviste por ahí, todo está en mi servidor ahora”, declaró Pranay Singh, otro ingeniero de Twitter, quien aseguró que el usuario no puede eliminar ese contenido.

En caso de que este material extremadamente sensible cayera en las manos equivocadas, “no hay nada que se pueda hacer”, admitió Conrado Miranda, antiguo empleado de la compañía. “No hay manera” de proteger la privacidad de los usuarios ante ese tipo de vulnerabilidades, insistió Miranda.

El negocio de la información personal

Anteriormente, se informó de que Twitter vende información personal de los usuarios a empresas publicitarias y que analiza los mensajes enviados para clasificar a las personas según sus intereses con fines comerciales.

De hecho, esta fuente de ingreso constituye la mayor parte de las ganancias de la red social. “Cuando usted escribe mensajes o publica imágenes en línea, estos nunca desaparecen”, reveló Pranay Singh.

Todos los mensajes de los usuarios son escudriñados “para saber en qué estás interesado, para ver de qué estás hablando”, y posteriormente vender esta información al anunciante, explicó el ingeniero. Este minucioso análisis incluye tanto los tuits regulares como los mensajes directos, que se supone que son privados.