Akronoticias.com

Nuevo Casas Grandes, Chihuahua.- De 30 a 70 años de cárcel podrá alcanzar la extorsionadora de un empresario del ramo mueblero de Nuevo Casas Grandes, quien era ex empleada, la cual, a cambio de no hacerle daño a su familia pedía la cantidad de medio millón de pesos, y al momento de su detención en los términos de la flagrancia traía en su poder cien mil pesos que le había dado el empresario, desde este miércoles estuvo el juicio oral en donde hubo fallo condenatorio.

Jessica Mariel Gallegos Álvarez de 25 años, quien fue detenida el 31 de enero del 2016 y fue capturada en plena flagrancia tras un mes de operativo que se implementó por parte de la Policía Ministerial Investigadora, ya tuvo fallo condenatorio, luego de que se desarrollara un juicio oral y será en próximos días cuando se le dicte sentencia.

Cuando fue detenida en posesión del dinero que ya había recibido de su víctima, iba acompañada de su madre de 47 años quien salió en libertad al no estar relacionada con la extorsión, a quien previamente su hija le había pedido que la llevara en un vehículo Corsa de color gris, ya que por un accidente que la joven había sufrido anteriormente, estaba incapacitada para conducir.

Jessica Mariel Gallegos Álvarez trabajó para el empresario mueblero durante cinco años, hasta que se le descubrió que abusando de su puesto que le daba acceso a la mercancía, se había apropiado de unos teléfonos celulares de la marca iPhone.

Tras ser despedida por la pérdida de confianza, la ex empleada comenzó a fraguar su plan para sacarle dinero al empresario y aprovechando que tiempo atrás había sufrido el secuestro de uno de sus hermanos, utilizaba ese argumento para amenazarlo de que “lo mismo le pasaría a sus hijos o a su familia si no entregaba la cantidad de 500,000 pesos.

Esta serie de extorsiones con mensaje de texto, comenzaron desde el 24 de diciembre y debido a la gravedad de las amenazas, el empresario se desesperó y acudió a las autoridades de la Fiscalía General del Estado para recibir ayuda.

Al entrar la Policía Ministerial Investigadora en el caso, comenzaron a investigar los mensajes y a rastrear los números celulares mediante un protocolo especial para estos casos, a fin de tener autorización y mediante sistema de localización GPS, lograron ubicar la señal en el centro de Nuevo Casas Grandes, justo en el domicilio de la presunta.

Fue el sábado un día ante de su detención cuando Jessica Mariel Gallegos Álvarez realizó los últimos mensajes al empresario mueblero para citarlo el domingo en la pizzería La Sierra, en la avenida Benito Juárez y Del Prado de la zona centro, a fin de que le entregara el medio millón de pesos, a consideración de ella, 100,000 por cada año que le trabajo antes de ser despedida.

Llegado el momento la mujer se presentó acompañada de su madre, quien conducía, y la presunta extorsionadora entró sola al negocio de comida para luego salir con una bolsa de cartoncillo de las que se usan para regalo, dentro de la que contenía otro envoltorio con el dinero de la extorsión.
Una vez concretada la transacción, los elementos ministeriales comenzaron la persecución del vehículo donde viajaban la presunta extorsionadora y su madre, para detenerlas finalmente en la avenida Constitución a la altura calle Carranza, cuando las mujeres se dirigían ya a su domicilio.

Al ser revisadas, a Jessica Mariel Gallegos Alvarez se le encontró uno de los teléfonos celulares desde el que se le realizaban los mensajes de extorsión al empresario mueblero, así como la bolsa conteniendo el dinero que le había pedido que le entregara en aquel negocio de comida.
Será de 30 a 70 años de prisión lo que podrá el fallo, el cual se dictará en próximo días.