Noticias de Chihuahua.- Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), confirmaron que los homicidios dolosos en la entidad pasaron de 945 en 2015 a mil 578 en 2017, es decir, 67 por ciento más, mientras que los municipios de Ciudad Juárez y Chihuahua regresaron al top 10 de ayuntamientos más peligrosos del país, pues en ambas localidades hubo 504 asesinatos en 2015 y para 2017 se incrementó a mil 67, es decir, 111.7 por ciento más.

El reporte de la institución dependiente de la Secretaría de Gobernación asegura que en Chihuahua se cometieron el año anterior 423 homicidios, principalmente por arma de fuego y arma blanca, y se registraron mil 244 lesiones.

En Ciudad Juárez la situación fue similar, al contabilizarse 644 homicidios (dolosos y culposos) y mil 573 lesiones, lo que desde hace algunos meses prendió los focos rojos de las autoridades federales por considerar a estas zonas como las de mayor riesgo en la República.

El Dato: Durante la administración anterior, los índices de delincuencia se mantuvieron a la baja, así lo detallan los registros del Secretariado Ejecutivo en 2015 y 2016.

Por esta razón, el SESNSP informó que entre enero y diciembre de 2017 se abrieron 23 mil 339 expedientes por el homicidio doloso de mujeres y hombres en el país, mismos que en Chihuahua representan mil 67 casos o el equivalente a 1.67 por ciento de las carpetas de investigación, por asesinatos que Ministerios Públicos de las 32 entidades federativas iniciaron en el año.

En 2016, el índice de homicidios fue de 312 en el municipio de Chihuahua, mientras que en Juárez se tiene registro de 502 asesinatos; en 2015 tuvieron una incidencia delictiva de 199 en el caso de la capital del estado, mientras que 305 en la localidad de Ciudad Juárez, antes de que el actual gobernador Javier Corral llegara al cargo, lo que significa un aumento del índice en dos años de 124 y 139 por ciento, respectivamente.

0Los rubros en los que Chihuahua aumentó sus índices de violencia fueron los homicidios, abuso de confianza, daño a la propiedad, despojo, fraude, robo a casa-habitación, a negocio, institución bancaria, a transportista, autopartes, maquinaria, vehículo, transporte público, violencia familiar, abuso sexual, violación simple, lesiones, amenazas, delitos cometidos por servidores públicos, falsificación y narcomenudeo.

En resumen, la mayoría de las categorías que califica la Secretaría de Gobernación tuvieron un alza en la actual administración estatal.

En contraparte, durante el gobierno anterior, los índices de delincuencia se mantuvieron a la baja, ya que los registros del SESNSP así lo detallaron en 2015 y 2016; de esta manera, las categorías que Segob monitorea y registra se mantuvieron hasta mediados de 2016 cuando comenzaron a elevarse hasta las primeras semanas de 2018, cuando la ola de violencia comenzó a azotar al territorio chihuahuense.

Será a partir de febrero próximo cuando el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública dé a conocer las nuevas cifras de los índices delictivos de la República Mexicana, bajo conceptos más específicos, sin embargo la violencia en los primeros días de 2018 y posteriores podrían augurar un panorama de incertidumbre en el país, ya que expertos se han pronunciado en que los números de este año podrían rebasar a 2017, sobre todo en Chihuahua, que ha iniciado con más de 50 asesinatos en las primeras semanas de este año.

“Estamos muy preocupados porque pensamos que los gobiernos no han estado asumiendo su capacidad y responsabilidad; recordemos que el tema de homicidios no corresponde al ámbito federal, ya que el 95 por ciento es de los estados y no le estamos exigiendo a los gobernadores que cumplan con esa función”, aseguró Isabel Miranda de Wallace, vocera de la organización civil Alto al Secuestro.

La activista social adelantó que la responsabilidad es de los gobiernos pero éstos se caracterizan por no invertir en sus cuerpos policiacos, de ahí que se encuentren mal capacitados para combatir el crimen.

Explicó que la mejor corporación de seguridad en el país es la Policía Federal porque es la más estricta, por ello todos los gobiernos locales quieren que patrulle las calles que les corresponde vigilar.

“Este 2018 podría rebasar a 2017, pero todo depende de qué hagamos de aquí a que acabe el año”, afirmó Miranda de Wallace.